Portada » El cuerno de la abundancia

El cuerno de la abundancia

septiembre 16, 2011

Este símbolo antiquísimo, de ilimitada riqueza, puede usarse como amuleto personal o del hogar, o para ser incorporado en rituales de prosperidad.

Ca “Cornucopia” (del latín, cornu copiae, que significa ‘cuerno de la abundancia’), es el cuerno de una cabra macho colmada de frutas y granos, y ha sido motivo artístico, desde tiempos antiguos, como un símbolo de abundancia. En la mitología, se habla del “cuerno de la abundancia” como un atributo mágico del dios Plutón. Este cuerno representa la capacidad para multiplicar la materia partiendo de elementos sencillos o, incluso, humildes.

Según la leyenda, el cuerno de la abundancia da bienes y nunca se agota. Le contamos cuáles fueron sus míticos orígenes y le explicamos cómo usarlo para conseguir la abundancia deseada.

Hijo de los dioses

En la mitología griega, se cuenta que, cuando Júpiter (Zeus para los griegos), dios supremo, nació, su madre Rea lo encargó a una cabra llamada Amaltea, a la que, en premio a su servicio y al amor demostrado por él, recompensó, a su muerte, ubicándola, como la constelación de Capricornio, en el cielo. El relato dice que, jugando con la cabra, Júpiter le rompió un cuerno sin querer, y que se apenó tanto que se lo dio a su madre, a la que prometió que, cada vez que ella lo quisiera, se llenaría milagrosamente de todas las frutas que deseara. Éste es el origen del famoso “Cuerno de la Abundancia” o cuerno de Maltea.

Otra leyenda griega cuenta que Zeus quedó a cargo del cuidado de su nodriza Amaltea, quien tenía admirables cuernos que derramaban ambrosía y néctar. Un día, uno de ellos se quebró y el animal lo llenó de frutos para ofrecerlo a Zeus. Lo cierto es que el símbolo de la cornucopia está presente en distintas culturas; por dar un ejemplo, la diosa hindú Lakshmi, diosa de la felicidad y la riqueza, sostiene uno en sus brazos. También, está asociado a la fiesta pagana celta de la cosecha, Lammas.

Ritual de Lammas

Lammas, en la cultura celta, es el tiempo de las cosechas, la época en que hay que agradecer a las Diosas de la Abundancia y honrarlas para asegurar la fertilidad de la Tierra y de todos los frutos de nuestras acciones. Las fechas en que se celebra originalmente esta fiesta es el 2 de febrero para el hemisferio sur y el 1º de agosto para el hemisferio norte. Los antiguos celtas consideraban esta celebración como la fiesta de la prosperidad. Recordaban el sacrificio de la diosa y la fertilidad del dios.

Por ello, Lammas es una fiesta dedicada a la alegría, los cantos y los bailes, a compartir nuestros trabajos y a agradecer por toda la ayuda que se nos ha prestado. Esta celebración se ubica justo en la mitad del verano, en el comienzo del descenso de la intensidad del Sol y en el primer atisbo del otoño, que representa el punto de partida en la transformación del aspecto maternal de la Diosa. Esto se debe a que, una vez que Lammas nos ha dado sus frutos, desciende luego para entrar en contacto con la tierra nuevamente y da inicio a su conversión en la Mujer Anciana o Cailleah, manifestación que hará su aparición definitiva en Samhain.

Por esta razón, es que Lammas es también el inicio de la preparación física y espiritual para los meses venideros. Uno de los símbolos que mejor la representa es la cornucopia. Este cuerno combina la fuerza del falo y la fertilidad de su cavidad procreadora, de donde surgirán los alimentos, el dinero y las riquezas, aún en tiempos difíciles.

RITUAL DE LA CORNUCOPIA EN LAMMAS

Consiga un cuerno auténtico, de buey u otro rumiante (toro, cabra, etc.). También, puede ser muy adecuado un vaso con forma de cuerno o una cesta de mimbre confeccionada con este mismo formato. De acuerdo con el tipo de abundancia que esté buscando atraer a su vida, le recomendamos los siguientes componentes para llenar el cuerno:

  • Por alimento y trabajo: legumbres, alimentos envasados (arroz, conservas, etc.), frutas, vino, hortalizas, espigas de trigo o pan.
  • Por riquezas y dinero: billetes, monedas, joyas, metales.
  • Por amor y afecto: flores o ramas y espigas.
  • Por salud y energía: ramo de hierbas aromáticas.
  • Si tiene posibilidad, arme más de uno y distribúyalos en distintos lugares del hogar, colgados de una pared, de modo decorativo.
  • Antes, deberá consagrarlos a la Diosa de la Abundancia, diciendo:

Diosa de la fertilidad y la abundancia, Tú, que tienes el don de la multiplicidad infinita, desde lo más sencillo a lo más complejo, de lo más escaso a lo más rico. Provee, a este cuerno tuyo de infinita ambrosía, para que brote de su fondo ilimitado la gracia de la abundancia.”