Portada » Rituales con clavos que neutralizan enemigos

Rituales con clavos que neutralizan enemigos

marzo 10, 2010

Ya sea en el trabajo, en la familia o en el barrio, lamentablemente, todos tenemos algún enemigo a quien enfrentar para liberar nuestro camino. Estos hechizos le resultarán muy útiles a fin de alejarlos sin hacerles ningún daño.

Los clavos no son un elemento más en la brujería, ellos tienen una fuerza especial por el material con que están hechos, metal, así como por la forma afilada, similar a la espada.

En magia, los clavos se utilizan para clavar fotos o muñecos y, también, para paralizar o neutralizar a un enemigo puntual, nunca para hacer daño.

Aquí le acercamos distintos tipos de rituales con clavos. Todos son efectivos y sencillos, sólo debe encontrar el que necesita. 

Alejar enemigos del hogar

Para que ni miseria ni el mal se acerquen al hogar.

Elementos:
3 clavos de herradura
1 puñado de sal gruesa

Procedimiento

Colocar la sal y los clavos en un cuenco.
Un viernes, abrir la canilla y poner el cuenco debajo para que el agua corra, desborde y disuelva la sal.
Mientras, diga: “En el nombre de Dios, pido que, junto con esta sal, se disuelvan nuestros pesares y estemos protegidos contra aquellos que nos quieren mal. Que los clavos de la pasión nos protejan de nuestros enemigos. Amén”.
Una vez disuelta la sal, se toman los tres clavos y se clavan uno, a la entrada de la casa, otro en la pared trasera y el tercero, lo más cerca posible del lugar donde se come.

Neutralizar una maldición

Para hacer este ritual, se recomienda estar descalzo, sosteniendo en la mano derecha una vela blanca y una rama de olivo y, en la mano izquierda, una bolsa llena de clavos. Si puede bañarse antes, mejor.

Procedimiento:

Hay que prender un incienso y hacer que el afectado se tienda boca arriba en el suelo, con los ojos cerrados. Se necesita también un poco de agua de lluvia o de mar. Rece así: “Como siervo de Dios, alejo el espíritu maligno no ligado a esta persona. En nombre del Divino

Creador, yo te ordeno, espíritu del mal, que te separes de este cuerpo que estás atormentando y lo liberes. Que pueda recibir este agua que cual lluvia divina y, con la intersección de San Cipriano, digo: ‘En el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, cuya presencia y fortaleza invoco’”.

Ofrenda:

La persona curada deberá dar vueltas en círculo sobre sí misma con la bolsa de clavos y lanzarla con fuerza fuera de la casa. Se frotará manos y pies con el olivo y tomará un baño con veintiún claveles blancos, colonia y un poco de azúcar. Debe secarse con toalla blanca nueva.

Protegerse de agresores

Ésta es una receta muy sencilla, sólo tiene que colocar en su pie derecho un papel con el nombre y apellido completos de la persona que le desea el mal.

Después, se pone el calzado como de costumbre y, a medida que camina, va diciendo el nombre de la persona y, con cada pisada, le desea que el mal sea neutralizado. Luego, saca el papel y lo pincha con clavos sobre una pared de corcho durante 3 días para, finalmente, tirarlo a la basura.

Detener un ataque 

Se necesita:
1 incienso de limpieza
2 carbones activados
1 figura de papel
1 recipiente para quemar el carbón
1 vela amarilla
1 botellita de aceite para la limpieza
1 vela blanca
1 cordón
4 clavos
Sal y agua

Procedimiento:

Limpie el lugar donde va a hacer el ritual prendiendo incienso de limpieza sobre un carbón activado, mientras dice: “Con el humo y el aire, yo limpio este espacio de toda carga negativas”. En una taza, mezcle sal y agua, y salpique alrededor de sí mismo, exclamando: “Con la sal y con el agua, yo limpio este lugar de todo lo malo”.
Ahora, invoque a los espíritus protectores orando tres veces: “Espíritus protectores, acudan a mí, ayúdenme a sanar del mal que me han enviado”.
Prepare el muñeco de papel, inserte en él los 4 clavos y colóquelo dentro de una lata o un recipiente similar.
Tome la vela blanca y haga una cruz sobre el muñeco concentrándose en que va a absorber la negatividad enviada.
Ahora, tome la vela amarilla y dibuje el símbolo del Sol encima del muñeco. Esto se hace para pedir a las fuerzas superiores que abran nuestros caminos.
Tome ahora el dibujo y comience a enrollar el cordón de algodón alrededor hasta que quede totalmente cubierto (si sobra, córtelo y queme al final lo que ha sobrado), mientras repite una y otra vez: “No podrás decir más daños, no podrás hacer más daño, no podrás causar más daño a nadie. Por este hechizo tu estás atado, por nuestra voluntad tu estás atado. No podrás causar más daño a nadie, en este capullo tú morarás, hasta que te transformes y aprendas por ti mismo a no dañar”.

Para finalizar el hechizo, queme o entierre la imagen del muñeco concentrándose en que está quemando o enterrando el daño recibido.

Advertencia: jamás sienta odio por esa persona, porque ese mal volverá a usted.

Asegurar un amor

Prepare agua, si es bendita mejor, agréguele un poco de vinagre y 5 clavos. Déjelos dos noches a la luz de la luna.

Pasado ese tiempo, lávese las manos con esa mezcla y pídale a sus guías y protectores que lo liberen de la negatividad y de todas las malas vibraciones que perturban a la pareja e impiden que se desarrolle en el tiempo o que no sea feliz.

Después, mezcle leche, miel y un poquito de su perfume preferido, únteselo en su cuerpo y piense que vibra al unísono de lo que anhela. Pida alegría y fortaleza.